Cómo reformar un loft

como reformar un loft

Un loft es un espacio completamente abierto, sin muros divisorios que se usa como vivienda. Tiene su origen en el Nueva York de los años 50, tiempo en que algunos edificios industriales iban quedando en desuso y se reconvirtieron en vivienda. 

Con la evolución de nuestro modo de vida en la segunda mitad del siglo XX, la concepción que tenemos del espacio que habitamos también ha evolucionado, y el loft ha pasado de entenderse como una vivienda barata para estudiantes y artistas, a una de las opciones más cómodas y versátiles.

¿Qué debo tener en cuenta a la hora de reformar un loft?

A la hora de reformar un loft, debemos tener en cuenta una serie de factores para planear una transformación armoniosa y de mejora del espacio, que lo convierta en un sitio cómodo y útil para nuestras costumbres diarias. 

  • Los metros cuadrados: Existen lofts de 20 metros cuadrados, pero también existen lofts de 500. En un sitio pequeño la prioridad es aprovechar el espacio lo máximo posible para que todas las actividades sean realizables sin sensación de agobio.
  • Los materiales: Para la elección de los materiales de una reforma, valora en cómo pueden afectar a facilitar tu vida. ¿Usas tacones finos o tienes mascota? Elige suelos resistentes que no tengan opción de rayarse. ¿Te preocupa la humedad de la zona? Deja que un profesional te asesore sobre los mejores aislamientos del mercado. Los materiales que elijas para la reforma de tu loft pueden significar durabilidad y comodidad o desgaste y recambio constante. 
  • La iluminación: Los antiguos lofts reconvertidos de las zonas industriales solían contar con grandes ventanales y al ser un espacio diáfano, la luz invadía toda la estancia. Pero en la actualidad un loft puede encontrarse en un espacio interior, un semisótano o cualquier otra área menos iluminada. La iluminación natural es un elemento fundamental para cualquier reforma, y debes valorar si es suficiente, o si se deberían abrir nuevos puntos de luz o instalar ventanas retroiluminadas. 
  • Los colores: Una paleta de colores bien elegida puede ser una gran aliada para que un espacio tenga calidez y sea acogedor. 
  • El estilo: Se pueden encontrar lofts de estilo industrial, vintage, minimalista… Los materiales y acabados son muy importantes también en el plano estético. Por ejemplo, si te gusta el estilo industrial, deja que se vean los metales en las estructuras, las vigas de hormigón o alguna pared de ladrillo desnudo. Si te identificas más con un estilo minimalista, escoge elementos de líneas rectas y sencillas donde no sobresalga más que lo imprescindible. 
como reformar un loft

Cómo dividir los espacios en un loft

Un loft debe dividirse en las diferentes áreas que comprende una vivienda a pesar de tenerlas en un espacio diáfano. Esto puede hacerse mediante elementos arquitectónicos y decorativos: 

  • El suelo: Puedes distinguir por ejemplo el espacio de la cocina del de la sala de estar poniendo un suelo distinto. Otra opción, también a nuestros pies, es dividir visualmente las zonas mediante alfombras. 
  • Las paredes: Un cambio de color en las paredes puede significar un paso de actividad en tu loft. Además del color, puedes jugar con las texturas, teniendo azulejos sólo en la pared correspondiente a la cocina, por ejemplo. 
  • Los muebles: Si el espacio te lo permite, los muebles también pueden ayudarte a distribuir las zonas de tu loft. El sofá dividiendo la estancia en la zona de estar y de descanso, o un biombo pueden ser herramientas decorativas y de separación.  

Consejos para la reforma de tu loft

Si vas a reformar un loft, las siguientes recomendaciones te interesan: 

  • Si buscas una estética neutral que dure muchos años y no pase de moda, utiliza un fondo blanco y anímalo con cuadros y decoración en colores vivos. Es más fácil renovar la decoración móvil que las paredes. 
  • Ten siempre presente la funcionalidad en todos los elementos. 
  • El orden en este tipo de espacios es muy importante. Tener suficiente espacio de almacenaje ayuda a mantener el orden de cualquier estancia. 
  • Si cuentas con techos altos, puedes establecer un espacio de altillo que multiplicará el espacio útil y aportará una zona de más intimidad. 
  • Busca asesoramiento profesional, tanto para el diseño como para la ejecución de la reforma. Contar con un equipo especializado en diseño y reformas te permitirá prever desde el principio tanto las cuestiones más técnicas (como los puntos de luz y las zonas húmedas), como el diseño más armonioso y que optimice al máximo el espacio.